Farmacia Tenerife
solar

Protección solar, lo que tus ojos no ven y tu piel siente

 

El sol es fuente de luz y calor, y tiene efectos beneficiosos para el ser humano. Sin embargo, tener la piel bronceada se ha convertido en signo de buena imagen, provocando que año tras año en verano se produzcan muchos casos de abuso en la exposición al sol sin protección, a pesar de toda la información disponible sobre la imprudencia que supone.

 

La radiación solar

La radiación solar está compuesta, entre otras, por la radiación ultravioleta, que se puede dividir en:

  • Ultravioleta B (UVB): de longitud de onda corta, es responsable de la inflamación de la piel (quemadura solar) y del enrojecimiento subsiguiente (eritema).
  • Ultravioleta A (UVA): de longitud de onda más larga, tiene mayor capacidad de penetración en la piel, y es responsable de los daños a medio y largo plazo, como el envejecimiento prematuro, la elastosis, las manchas y el cáncer de piel.

 

Productos de protección solar

Los productos de protección solar o fotoprotectores contienen filtros solares que, aplicados sobre la piel, la protegen de los efectos dañinos del sol. Los filtros solares pueden ser de tres tipos:

  1. Filtros físicos: reflejan la luz solar.
  2. Filtros químicos: absorben la radiación solar ultravioleta.
  3. Filtros biológicos: antioxidantes que evitan la formación de radicales libres y, por tanto, potencian el sistema inmunitario cutáneo.

En el mercado existe una gran variedad de productos de protección solar. Independientemente del tipo de filtro que emplee o de su presentación (crema, loción, spray), un producto fotoprotector debe cumplir tres requisitos:

  • Seguridad: no debe ser tóxico ni provocar alergia, y debe ser estable frente a la luz, el calor y el pH cutáneo.
  • Eficacia: deben proteger de la radiación UVA y UVB.
  • Versatilidad: deben resistir el agua y ser cosméticamente aceptables (por ejemplo, no manchar).


Dada la importancia del uso de productos solares, nuestra recomendación desde Farmacia Finca España es que los adquieras en sitios especializados que garanticen su calidad y cuyo personal pueda ofrecerte, en caso necesario, un asesoramiento cualificado.

 

Cómo elegir protector solar

En Farmacia Finca España encontramos clientes que adquieren productos de protección solar por recomendación de amigos o familiares, o simplemente quieren un factor de protección alto o, lo que es peor, bajo “porque quieren broncearse más”.

A la hora de adquirir un protector solar, se debe tener en cuenta el factor de protección solar del producto y el tipo de piel que tenemos. Las personas con fototipo más bajo requieren de mayor protección.

 

Factor de protección solar (SPF)

El factor de protección solar de un producto indica el tiempo que podemos permanecer expuestos al sol sin riesgo de quemadura; cuanto mayor sea el SPF más alta es la protección. Por ejemplo, un producto con factor 30 protege el doble que otro de factor 15.

En las etiquetas de los protectores solares podemos encontrar una clasificación más sencilla:

  • Protección BAJA: SPF entre 6 y 10.
  • Protección MEDIA: SPF entre 15 y 25.
  • Protección ALTA: SPF entre 30 y 50.
  • Protección MUY ALTA: SPF mayor de 50.

 

Tipo de piel (fototipo)

Según cómo reacciona la piel ante el sol, se distinguen seis fototipos:

  • Fototipo I: lo presentan personas de piel muy clara, pelirrojas y con pecas que habitualmente no se exponen al sol. Presentan quemaduras intensas, casi no se pigmentan y se descaman de forma ostensible.
  • Fototipo II: lo presentan personas de piel clara, rubias y con pecas que habitualmente no se exponen al sol. Se queman fácil e intensamente, se pigmentan ligeramente y se descaman de forma notable.
  • Fototipo III: lo presentan personas de piel blanca que no se exponen habitualmente al sol. Se queman moderadamente y se pigmentan correctamente.
  • Fototipo IV: lo presentan personas de piel morena, con pelo oscuro, que suelen estar expuestos al sol. Se queman moderada o mínimamente y se pigmentan con bastante facilidad.
  • Fototipo V: lo presentan personas de piel marrón. Raramente se queman y se pigmentan con facilidad e intensidad.
  • Fototipo VI: lo presentan personas de piel negra. No se queman nunca y se pigmentan intensamente.

Cómpralo en Farmaten
Fotoprotector ISDIN HydrOLotion SPF 50+
21,00 €

Cómo aplicar el protector solar

Para usar correctamente un protector solar deben seguirse las siguientes instrucciones:

  • La primera aplicación debe realizarse treinta minutos antes de exponerse al sol.
  • La piel debe estar bien seca.
  • Según los ensayos, es necesario aplicar 2 mg/cm2, lo que para un adulto de talla media supone unos 36 g (unas seis cucharillas de café).
  • La aplicación debe repetirse cada dos o tres horas.
  • Los niños, las embarazadas y los adultos requieren de precauciones especiales.

Además, para minimizar los daños del sol en la piel aconsejamos las siguientes medidas:

  • Evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas.
  • Evitar la exposición excesiva al sol, no dormirse estando al sol.
  • Extremar las precauciones en las actividades al aire libre, especialmente en el caso de niños.
  • Utilizar accesorios como gafas de sol, sombreros y ropa, especialmente si se tiene un fototipo bajo.
  • No exponer directamente al sol a niños menores de tres años, utilizar productos con SPF alto y resistente al agua, así como sombreros y ropa.
  • Utilizar protector solar incluso en días nublados, pues la radiación ultravioleta atraviesa las nubes y se refleja en el suelo, arena, hierba, nieve y agua.
  • Tomar agua con frecuencia.

 

Mitos de la fotoprotección

Para finalizar nuestras recomendaciones sobre la protección solar, relacionamos algunos mitos:

  1. Los fotoprotectores ya abiertos pueden utilizarse la temporada siguiente. NO ES CIERTO. Estos productos se exponen durante el verano a condiciones ambientales extremas que no garantizan su estabilidad y, por tanto, no es seguro que mantengan su capacidad de protección.
  2. Los fotoprotectores “pantalla total” impiden el bronceado. NO ES CIERTO. Ningún fotoprotector detiene completamente la radiación ultravioleta, todos permiten el paso de cierta radiación que, aunque sea mínima, es suficiente para provocar la pigmentación de la piel.
  3. Un fotoprotector de adulto sirve para un niño. NO ES CIERTO. La piel de los niños es más vulnerable al sol, por lo que requiere de productos específicos.
  4. Los ancianos deben tomar el sol para atenuar la descalcificación. NO ES CIERTO. La luz solar es necesaria para que el organismo pueda sintetizar la vitamina D, responsable de fijar el calcio en los huesos; sin embargo, es suficiente la exposición de las zonas normalmente descubiertas del cuerpo (brazos, cara y manos) durante diez minutos al día para cubrir esta necesidad.


Recuerda que nos tienes a tu disposición para aclarar cualquier duda que tengas, puedes usar nuestras distintas formas de contacto, o el formulario de abajo.

 

Si todavía no has adquirido tu fotoprotector para este verano, pásate por nuestra farmacia online y aprovecha la promoción que tenemos en productos solares Avene.

 

Fuentes de información:

 

Imagen de citomegalovirus

Denise Tavares Moreno

Farmacéutica adjunta. Responsable de la Sección de Dermocosmética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más Información.