Farmacia Tenerife
Test de embarazo online

Test de embarazo online

El test de embarazo es una forma fácil y precisa de saber si estás embarazada. Todas las pruebas de embarazo de uso doméstico detectan la hormona del embarazo o Gonadotropina Coriónica Humana (HCG) en la orina.

En el mercado también existen test de ovulación, que nos permiten conocer el mejor momento para concebir.

El mecanismo de funcionamiento del test consiste en una tira reactiva que debemos poner en contacto con la orina y que, tras varios minutos, cambia de color si ha detectado la hormona.

En este artículo:

 

Test de embarazo online

En nuestra farmacia están disponibles los siguientes test de embarazo online:

My Chek Early Prueba Temprana de Embarazo 1 Unidad
10,00 €
Acofar Test de Embarazo
10,00 €
Test de Embarazo Clearblue Digital
13,55 €

 

¿Cuándo es mejor hacerse la prueba de embarazo?

El test de embarazo es una prueba fiable y sencilla de realizar, aunque hay varias cosas a tener en cuenta a la hora de realizar la prueba.

Uno de los puntos más importantes es saber en qué momento debemos realizar el test.

Es importante tener en cuenta que la hormona HCG se detecta en la orina 15 días después de la concepción y no antes. Por ello, para evitar falsos negativos, es recomendable esperar a tener al menos un día de retraso en la menstruación.

Aunque el test puede realizarse en cualquier momento del día se recomienda realizarlo con la primera orina de la mañana ya que la concentración de hormona es mayor.

Para las mujeres con ciclos menstruales irregulares se recomienda realizar el test una semana después de la fecha prevista de su periodo.

 

¿Cómo realizamos el test de embarazo?

Lo primero es leer atentamente las instrucciones del fabricante.

Por norma general en la caja suele venir el manual de instrucciones y el test en una bolsa protectora sellada.

Abrimos el sobre y cogemos el test por un extremo. El otro extremo tiene una tapita protectora que debemos retirar.

Debemos colocar el extremo con tira reactiva al menos 5 segundos en contacto directo con la orina mientras hacemos pis. Tapamos y dejamos actuar el tiempo que nos indique el fabricante, entre 3 y 5 minutos, para leer el resultado.

El mecanismo de funcionamiento del test consiste en una tira reactiva que cambia de color al detectar la hormona.

Tendremos una línea de control y otra que nos indicará si el test es positivo o negativo:

  • Si pasado el tiempo indicado el test muestra dos líneas (independientemente de la intensidad de la línea), el test es positivo.
  • Si pasado el tiempo indicado sólo observamos el indicador de control, el test es negativo.

Si el test da negativo pero la menstruación sigue sin aparecer, se aconseja repetirlo a los cinco o seis días.

 

Historia

Queda lejos aquella época en la que saber si la mujer estaba embarazada parecía cosa de magia.

Conseguir un dispositivo sencillo, rápido y eficaz ha llevado lo suyo, pero todos los medios utilizados tienen en común el uso de la orina para realizar la prueba: desde Egipto con la germinación de semillas de trigo, pasando por la prueba de la rana hasta llegar a los test actuales.

Uno de los primeros métodos conocidos fue el egipcio, que consistía en hacer orinar a la mujer en dos recipientes, uno con cebada y otro con trigo, y se observaba si germinaba alguno de ellos. Si germinaba el trigo era positivo y si germinaba la cebada era negativo. Más o menos como el palito actual pero con un poco más de trabajo.

En la Edad Media todo se volvió más místico y eran los profetas de la orina los que, aparte de identificar enfermedades por la orina, predecían el embarazo si la orina era de un color “limón claro o pálido” con una nube en la superficie. Aquí la cosa se desvió un poco, eran épocas algo complejas.

Llegamos a una época más moderna y son los laboratorios los que empiezan a desarrollar experimentos utilizando ratones. En estos experimentos lo que se medía era la hormona Gonadotropina Coriónica Humana (HCG). Esta hormona se genera en la formación del embrión y posteriormente en la placenta. Nos vamos acercando a nuestro test actual.

En los años 30 del siglo XX, el genetista Lancelot Hogben que, a grandes rasgos, comprobó que se podían utilizar ranas africanas a las que se les inyectaba un poco de orina de una mujer con sospecha de estar embarazada y en máximo 24 horas tenías el resultado (positivo si en ese plazo la rana desovaba) con más de un 90% de eficacia. Un poco de magia pero versión 2.0.

Pronto el uso de ranas no fue necesario, pues en los años 60 nació un método nuevo de detección de la HCG a través de un test realizado en consulta médica. No fue hasta 1970 que la demanda social hizo que estuviera disponible un test casero de embarazo, aunque era un poco difícil de hacer.

Todos estos procesos, desde el más arcaico hasta el más complejo de laboratorio, han sido pasos fundamentales para llegar a una prueba que, con un simple cambio de color, basado en la técnica ELISA, nos puede decir si hay o no embarazo.

Las técnicas y el grado de detección de los productos es tal que se han comercializado productos que son capaces hasta de decirnos el momento más oportuno para la fecundación, o  de manera aproximada, de cuántas semanas está embarazada una mujer. Todo esto en poco menos de diez minutos.

 

De interés:

 

Carmen Marina Afonso González

Carmen Marina Afonso González

Técnica de Farmacia y Parafarmacia. Responsable sección sexual Técnica Superior en Salud Ambiental, Técnica en Farmacia Supervisado por Basilio Valladares

Deja un comentario

Los comentarios son revisados antes de publicarse. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *